¿Por qué nos rascamos? ¿Cuál es el significado de picazón?

El picor, también conocido como picor, es una reacción de nuestro organismo en respuesta a algún agente causante que puede ser una alergia, una picadura de insecto, el contacto con productos químicos, o incluso un síntoma de algún sentimiento como el estrés, la irritación o la ansiedad.

El hecho es que controlar el picor es casi imposible, porque cuanto más te rascas, más quieres rascarte. y porque pasa esto? La respuesta es: depende de la causa del picor.

Lo bueno es que en la mayoría de los casos es posible utilizar artificios, incluidos los naturales, para aliviar los síntomas del picor y tratar el picor. ¿Vamos a saber cuáles son?

Si sufre de picazón constante, compruebe la causa y saber qué hacer para mejorar.

¿Qué es la picazón?

El prurito, del latín pruritu, es el nombre que se le da a las alteraciones sensoriales en la piel que provocan la necesidad de rascarse. Se conoce popularmente como picazón o picazón y puede ser localizado o generalizado.

La picazón suele ser causado por una lesión cutánea o enfermedades tales como sarna, pediculosis, picaduras de insectos, urticaria, dermatitis atópica, dermatitis alérgica y de contacto. En estos casos, la piel se enrojece y, dependiendo de la intensidad, si la persona se rasca mucho, puede provocar grietas profundas y sangrado.

Además del picor común que se produce en la parte expuesta de la piel, también hay picor genital (picor en la vagina o vulva) y picor anogenital (picor en el ano y el perineo).

Algunos expertos clasifican la picazón en los siguientes categorias:

  • Dermatológico – causado por eczema, psoriasis, etc;
  • sistémico – causado por neoplasias y enfermedades metabólicas;
  • Neurogénico – se originó en el sistema nervioso central y / o periférico;
  • neuropático – surgen en enfermedades de las fibras nerviosas como varicela, esclerosis múltiple, herpes zoster, etc;
  • Psicogénico o somatomorfo – tipo de prurito que no tiene causa física.

Las principales causas de la picazón.

Las causas del prurito varían según la historia del paciente y son diagnosticadas por el dermatólogo. Los principales son:

  • Alergia a algunos alimentos.
  • Alergia al frío o al calor (sudor)
  • Algunas enfermedades (diabetes, hepatitis o enfermedad de la tiroides)
  • Intoxicación alimentaria o química
  • Mala higiene, parásitos intestinales y ropa ajustada (prurito genital y anogenital)
  • Lana y pelo de animal
  • Piel envejecida o piel seca
  • Dermatitis atópica, de contacto o seborreica
  • Mordeduras y picaduras de insectos
  • Pitiriasis rosada, psoriasis y urticaria
  • Quemaduras de sol
  • Anemia por falta de hierro
  • Insuficiencia hepática y renal crónica
  • Ictericia
  • El embarazo
  • Reacciones a drogas y sustancias.
  • Largos baños calientes

Picar o no picar? ¿Que hacer?

En primer lugar, es importante decir que si el picor es muy intenso y persistente, lo ideal es acudir al médico para valorar la causa e indicar el tratamiento correcto. Paralelamente a esto, lo ideal es seguir algunas recomendaciones:

  • Evite rascarse o frotarse las áreas con picazón;
  • Mantenga las uñas cortas para evitar rascarse la piel si no se resiste;
  • Báñese con agua tibia o fría;
  • Use un poco de jabón;
  • Use humectantes o aceites después de la ducha;
  • Aplique compresas frías en el área que pica;
  • Evite la exposición excesiva al calor o la humedad;
  • Si es necesario, use antihistamínicos orales de venta libre, pero consulte a su farmacéutico antes de comprarlos.

Tratamiento casero para la picazón

Además de las indicaciones anteriores, existen otras alternativas caseras que ayudan a paliar los síntomas de los casos más comunes de picor. Una recomendación muy sencilla es lavar la zona que pica con agua fría y colocar un pequeño trozo de hielo en la zona para aliviar las ganas de rascarse.

También es posible utilizar algunas soluciones caseras para los siguientes casos:

  • picaduras de insectos – Lave bien el área con agua fría y jabón, aplique un pequeño trozo de hielo para adormecerla y coloque 1 o 2 gotas de propóleo en el sitio de la picadura para ayudar a curar y aliviar la picazón. Se recomienda no lavar con agua caliente o tibia, ya que intensifica el picor.
  • Piel seca – Báñese con agua fría (si no puede, puede ser de tibia a fría). Después del baño, aplique la crema hidratante con una gota de aceite de almendras para maximizar el efecto. Si sientes la necesidad, puedes aplicar esta mezcla en las zonas más secas durante el día.
  • Después de la depilación – Cuando el cabello comienza a crecer, rompe la barrera natural de la piel y esto puede causar picazón. Para evitarlo, la indicación es exfoliar con una mezcla de harina de maíz y humectante en las zonas que pican.
  • Contacto con animales – Si ha tenido contacto con pelo de animal o superficies con ácaros que le provocan picor en la piel, báñese en agua fría o templada y aplique un cataplasma de hojas de malva. Para hacer esta cataplasma necesitarás hojas de malva secas y un trozo de gasa o un paño limpio.
  • momentos de estrés o ansiedad – Primer paso: mantener la calma y controlar las emociones. Luego beba un té calmante, como manzanilla, valeriana o maracuyá (puede ser jugo). Si usa algún medicamento para controlar la ansiedad, tome una dosis para ayudar a reducir la tensión.

Aparte de todo esto, como siempre te hemos indicado, si los síntomas del picor no mejoran y no es sencillo que se puedan tratar con remedios caseros, pide cita con un dermatólogo, para que se pueda hacer el diagnóstico correcto y el el tratamiento adecuado comenzó lo antes posible.

Esperamos haberte ayudado con estos consejos y estar al tanto de los signos que muestra tu piel. A menudo, una simple picazón puede ser un síntoma de algo más grave que está sucediendo en su cuerpo. Así que paga preste atención a las señales que muestra su cuerpo y cuida tu salud!

Picazón – ¿CUÁNDO DEBERÍA PREOCUPARSE?