¿Perforar o no perforar las orejas de los recién nacidos? ¡Piensa cuidadosamente!

A las mujeres se les cobra por su apariencia desde que nacen. ¿Quieres ver un ejemplo? Una de las preguntas más frecuentes a los padres de niñas es cuándo le van a poner el arete a su hija, cuando no los han tenido adornando sus orejas desde que eran recién nacidos.

Este cargo no tiene sentido si el bebé en cuestión es varón. Natural en algunas culturas y mal visto en otras, el tema es controvertido. Hay quienes dicen que no hay daño, que es mucho mejor si es antes, porque “duele menos”. Otros aseguran que es un sufrimiento innecesario y que puede conllevar complicaciones, además de ser invasivo y autoritario.

Y tú, ¿de qué lado estás?

Perforación de orejas temprano: las “ventajas”

En países como Brasil, la costumbre de perforar las orejas de los bebés es algo tan arraigado que pocas familias se preguntan si es una buena decisión o no.

Cualquiera que esté del lado del sí y piense que está bien perforar las orejas de las niñas tan temprano, garantiza que los primeros meses son ideales ya que el cartílago es blando, lo que hace que el procedimiento sea más simple y rápido. Además, actualmente, cuando lo realizan profesionales cualificados, es posible evitar que el bebé sienta molestias, utilizando anestesia local, por ejemplo.

Muchos padres usan este dispositivo para que la gente sepa que es una niña. Otros por motivos culturales.

De todos modos, es importante dar algunos pasos si optas por perforarte las orejas en los primeros meses de vida. Vea a continuación algunas recomendaciones importantes antes de perforar la oreja de su hija.

Después de todo, ¿los bebés sienten dolor cuando se perforan las orejas?

Sí, perforar las orejas es doloroso. Sin embargo, el dolor es un concepto subjetivo y es muy difícil precisar qué tan doloroso puede resultar el acto para los más pequeños.

Algunos lloran, otros no. Pero ese no es el único indicador de dolor, ya que algunos de estos bebés son tan pequeños que todavía están aprendiendo a responder a las sensaciones, incluidos los episodios dolorosos.

Si se realiza mal, el procedimiento puede provocar complicaciones, como infecciones e incluso lesiones.

Perfora las orejas temprano, ¡mejor que no!

Aunque está bien aceptado culturalmente, en la mayoría de los casos, algunos señalan el acto de perforar las orejas de los recién nacidos como un acto de violencia contra los niños. Recuerda que, a pesar de ser pequeños, son los dueños de sus cuerpos, y estos deben ser respetados en su integridad.

Someter a los bebés a procedimientos innecesarios, como perforar sus orejas, puede, por lo tanto, ser un acto invasivo, de falta de respeto al cuerpo del otro. Después de todo, ¿qué pasa si la chica no quiere perforarse las orejas más tarde? ¿No sería mejor para ella elegir si quiere? ¿No es más interesante hacer de este un evento especial, años después, cuando el niño puede opinar? Es importante enseñar a los más pequeños la importancia de respetar el propio cuerpo y fomentar su autonomía.

Quienes están en contra de este procedimiento, cuando se realiza temprano, aún enfatizan que este es un momento que genera dolor en el bebé y que puede traer consecuencias. Hay varios casos de niños, a los que se les infectan los oídos después de ponerse los pendientes, otros a los que les molesta porque los adornos se enredan por todas partes. A pesar de ser seguro, en la mayoría de los casos pueden ocurrir algunas complicaciones. Si es así, ¿no sería mejor evitarlo?

Finalmente, detrás de todo esto hay una cuestión de cómo las niñas desarrollan su imagen de sí mismas, las exigencias que reciben por ser mujeres y cómo valorar la apariencia, sobre todo, puede ser perjudicial y debe combatirse desde los primeros años.

El tema controvertido detrás de todo esto es cómo los padres manejan las demandas que la sociedad hace con respecto a la crianza. Al final, si bien la educación es algo personal, también es una herramienta para transformar la sociedad, y perforarse o no las orejas puede ser una buena oportunidad para al menos cuestionar los viejos patrones.

En vista de todas estas consideraciones, si aún quieres perforar la oreja del niño, presta atención a algunas recomendaciones básicas para no empeorar la situación de ti mismo, delicado.

Recomendaciones

Aunque no existe una edad ideal, los especialistas advierten de la importancia de evitar perforar las orejas de los bebés prematuros, ya que muchos de ellos pueden tener este cartílago aún en formación.

Además, es importante seguir algunas recomendaciones, como:

  • Preferir especialistas entrenado para perforar el agujero. Si bien los farmacéuticos están autorizados para ello, lo ideal es buscar un médico o enfermero, que incluso pueda utilizar anestesia local para aliviar el dolor en el momento de la aplicación;
  • Nunca perfore las orejas de los bebés en casa, esto es peligroso y puede causar complicaciones de salud para los más pequeños;
  • Después de perforar las orejas, límpielas regularmente con alcohol al 70% y un hisopo de algodón para que sanen correctamente. Por lo general, dentro de los 45 días, la curación se completa.
  • ten cuidado con los pendientes no se enrede en ropa o telas como sábanas
  • Busque enrojecimiento, formación de costras o secreción en el área, ya que estos signos pueden indicar que el sitio está infectado.
También te puede interesar leer:
BANDA LINDA PERO PELIGROSA QUE ROPA LA CABEZA DE UN BEBÉ