Para ser feliz, bastan 12 minutos de bondad al día. palabra ciencia

Doce minutos de gestos de amor y bondad hacia los demás al día y ¡jejeje! el mundo te parecerá color de rosa y feliz, el estado de ánimo definitivamente será mejor e incluso la ansiedad desaparecerá. ¿Como? Caminando deseando a todos lo mejor.

Al menos esta es la nueva receta para la felicidad desarrollada por investigadores de la Universidad Estatal de Ames en Iowa, que llevaron a cabo un experimento social, cuyos resultados se publicaron en Revista de estudios de la felicidad. El estudio concluyó que para ser feliz basta con hacer sentir bien a las personas, en definitiva, practicar la amabilidad.

“Caminar y ofrecer bondad a los demás en el mundo reduce la ansiedad y aumenta la felicidad y los sentimientos de conexión social”, dice Douglas Gentili, profesor de psicología y uno de los autores de esta investigación.

El estudio

Para llegar a tales conclusiones, los académicos pidieron a un grupo de estudiantes universitarios que caminaran por el interior de un edificio durante 12 minutos y pusieran en práctica las siguientes estrategias:

  • amor y respeto: Mira a las personas que encuentras en el camino y deséales felicidad.
  • Interconexión: observar a las personas y pensar en cómo estamos conectados entre nosotros, compartiendo las mismas emociones y sentimientos.
  • Comparación social descendente: Piense en cómo ser mejor de lo que cada individuo encontró.

El estudio también incluyó un grupo de control, en el que se instruyó a los estudiantes a observar a las personas y enfocarse en lo que veían externamente sobre ellos, es decir, su apariencia, los colores de su ropa, maquillaje y accesorios.

Los estudiantes fueron entrevistados antes y después de la caminata para evaluar y medir la ansiedad, el estrés, la felicidad, la empatía y la conexión con los demás.

Amor y bondad, grandes ganadores.

Los investigadores compararon cada una de las estrategias con el grupo de control y encontraron que aquellos que practicaban la bondad amorosa (amor y respeto), que querían que los demás se sintieran más felices, estaban más conectados, solidarios y empáticos, y menos ansiosos.

El grupo interconectado fue el más empático y conectado, mientras que el grupo de comparación social de arriba hacia abajo no mostró ningún beneficio, e incluso le fue peor que a los otros grupos.

Uno de los autores de este estudio explicó la razón por la cual el grupo de comparación tuvo el peor desempeño:

“Descender el enfrentamiento social es una estrategia competitiva. Eso no significa que no pueda tener ningún beneficio, pero la mentalidad competitiva se ha relacionado con el estrés, la ansiedad y la depresión “.

Los investigadores también observaron cómo los diferentes tipos de personas respondieron a cada una de las estrategias. Tenían la expectativa de que las personas más conscientes podrían beneficiarse más de la estrategia de bondad amorosa, o que las personas narcisistas tendrían dificultades para desear que los demás fueran felices, pero, para sorpresa de los investigadores, ocurrió lo contrario.

“Esta sencilla práctica es válida independientemente del tipo de personalidad. Extender la bondad amorosa a los demás ha funcionado igualmente bien para reducir la ansiedad, aumentar la felicidad, la empatía y los sentimientos de conexión social ”, dijo Lanmiao He, colaborador de ese estudio.

El peligro de las redes sociales: ¡la comparación!

Según los investigadores, podemos aprovechar estos descubrimientos extendiéndolos a las redes sociales, ya que fomentan la comparación y la competencia a través de un mundo de apariencias y publicidad para vender productos, minando la energía de quienes se dejan llevar por estos llamamientos. , despertando envidia y sentimientos negativos.

Aunque el estudio no abordó las redes sociales, los investigadores dijeron que la estrategia de comparación es dañina también en este caso. Douglas Gentile, director de investigación, explica:

“Es casi imposible no hacer comparaciones en las redes sociales. Nuestro estudio no probó esto, pero a menudo experimentamos envidia, enojo o decepción en respuesta a lo que vemos en las redes sociales, y estas emociones perturban nuestra sensación de bienestar.

La comparación funciona bien cuando estamos aprendiendo algo o tomando una decisión. Por ejemplo, cuando somos niños, aprendemos mirando a los demás y comparando sus resultados con los nuestros. Sin embargo, cuando se trata de bienestar, la comparación no es tan eficaz como la bondad amorosa, que mejora constantemente la felicidad “.

¿Qué hacer entonces? Apague las redes sociales por un tiempo y salga de la casa buscando portarse bien con los demás. ¿Suena como loco? ¡Puede ser! Pero es la mejor manera de reducir la ansiedad y aumentar su sentido de felicidad y conexión social. Es una estrategia sencilla y rápida de poner en práctica. ¡Intentalo!

También te puede interesar leer:

BONDAD, BONDAD, COMPASIÓN – CUALIDADES INNATURALES QUE NECESITAMOS ENTRENAR PARA NO OLVIDAR

EL 13 DE NOVIEMBRE ES EL DÍA MUNDIAL DE LA BONDAD. ¡SER BONDADO NO Cuesta NADA!

MISTER EMPATHY: EL CORTOMETRAJE QUE HABLA DEL PODER DE LA EMPATÍA