Hormigueo en las manos, ¿qué puede ser? ¡Descúbrelo aquí!

En este asunto, aclararemos las posibles causas del síntoma de hormigueo que puede presentarse en diversas partes de nuestro cuerpo y por diversos motivos. Pero hablemos especialmente del hormigueo en las manos, porque las manos y los brazos contienen una gran cantidad de terminaciones nerviosas y cualquier cambio que afecte a estos diversos nervios puede provocar la sensación de hormigueo o entumecimiento en estas partes del cuerpo.

Hormigueo, puede ser una tontería o algo serio

En lenguaje médico, el hormigueo se llama parestesia.

El hormigueo puede ser un síntoma común de permanecer en la misma posición y bloquear el flujo de sangre a un área determinada del cuerpo, lo que desencadena este síntoma. Pero también podría ser una respuesta del cuerpo que, al provocarnos un hormigueo, podría estar indicando problemas de salud graves. Por tanto, es fundamental estar atento a las reacciones del organismo y, si continúan presentándose, acompañadas de otros síntomas, es necesario acudir al médico.

Para aclarar las diferencias de un hormigueo común a un hormigueo más grave, primero se debe entender dónde ocurre este fenómeno.

¿Dónde hormiga?

El hormigueo pueden ser signos que van desde una mala postura hasta un infarto y, para identificar si el hormigueo es una tontería o algo más grave, es bueno saber dónde está el hormigueo en las manos. Vea lo que este síntoma puede significar en cada región de la mano:

Si ocurre en los dedos medio, índice o pulgar, el hormigueo puede indicar la aparición del síndrome del túnel carpiano, una lesión por esfuerzo repetitivo que afecta al nervio mediano, ubicado en la muñeca.

si ocurre en los dedos meñique o anillo, el hormigueo puede ocurrir debido a la compresión del nervio del codo que se refleja en las manos. Este problema se debe a la mala postura de permanecer demasiado tiempo con el codo doblado y apoyado en una mesa.En el brazo: puede ser consecuencia de la presión sobre el conjunto de nervios del llamado “plexo braquial”, en la médula espinal. Esta condición se desencadena por dormir mal, en la parte superior del brazo, por ejemplo.

Hormigueo en una mano especialmente por la noche, puede indicar el síndrome del túnel carpiano.

El hormigueo en ambas manos puede ser síntoma de hiperventilación, ansiedad y / o síndrome de pánico.

Pero las causas aún pueden ser diferentes, como veremos a continuación.

Posibles causas de hormigueo en las manos.

hormigueo en las manos 2

Además del síndrome del túnel carpiano, existen otras enfermedades que pueden dar este síntoma. Lo importante es comprobar la frecuencia del hormigueo, su intensidad, la demora en desaparecer y buscar ayuda médica urgente si el síntoma se acompaña de dificultad para hablar y dolor en el pecho (que puede ser síntoma de un infarto o un ictus).

Veamos algunas enfermedades que pueden tener síntomas de hormigueo en las manos:

Epicondilitis lateral – es una inflamación de los músculos y tendones del codo, provocada por el uso repetitivo de esa articulación. Conocida como codo de tenista, la enfermedad también se presenta en personas que realizan movimientos repetitivos con esta parte del cuerpo. Esta inflamación provoca hormigueo en las manos.

Quiste sinovial – es una “bola” que aparece en la región de la mano y causa problemas porque comprime los nervios de las articulaciones como la muñeca y los dedos, provocando hormigueo en la mano.

Presión sobre los nervios – como se dijo al principio, las manos y los brazos son regiones ricas en terminaciones nerviosas. Cualquier presión sobre estos nervios que proviene de la médula ósea y pasa a través de la columna vertebral puede causar hormigueo en las manos. Los tumores, las infecciones, las hernias de disco y otros problemas de la columna pueden ser la causa de la presión y, por tanto, el hormigueo.

Esclerosis múltiple – esta enfermedad autoinmune provoca la rotura de fibras nerviosas en el cerebro y la médula espinal, por lo que uno de sus síntomas es el hormigueo en varias partes del cuerpo, incluidas las manos, que puede ir acompañado de ardor, además de otros síntomas como debilidad.

Diabetes – Cuando los niveles de azúcar aumentan y se salen de control, se producen pequeños daños en los nervios en varias partes del cuerpo, lo que provoca un hormigueo en las manos, los brazos, las piernas o los pies.

Migraña – Hormigueo en manos, brazos, piernas o boca son algunos de los síntomas que pueden acompañar a una migraña.

Hipotiroidismo – cuando esta enfermedad no se trata, puede dañar los nervios, que transmiten información del cerebro al resto del cuerpo. Uno de los síntomas del hipotiroidismo es el hormigueo en varias partes del cuerpo, incluidas las manos y los brazos.

deficiencia vitaminica – La falta de vitaminas B12, B6, B1 o E puede afectar a los nervios que pasan por diferentes partes del cuerpo, provocando hormigueo en diferentes regiones.

problemas de circulacion – Las enfermedades circulatorias de las arterias y venas pueden afectar brazos, manos y piernas, provocando hormigueo, dolor y otros síntomas.

carrera – uno de los primeros síntomas de ictus (accidente cerebrovascular) que puede presentarse es la sensación de hormigueo en un brazo o mano, que puede ir acompañado de otros síntomas como: boca torcida, falta de fuerza en un lado del cuerpo y dificultad para hablar. Si existen estos signos, es urgente acudir inmediatamente a la Sala de Emergencias o llamar a la ambulancia.

Síndrome del túnel carpiano: como dijimos, el hormigueo en la mano puede indicar este problema, que se produce cuando el nervio meridiano de la mano se atasca en la región de la muñeca provocando un hormigueo. Algunas actividades favorecen la aparición de este problema, como conducir una motocicleta, lavar la ropa, escribir en la computadora y otras actividades con movimientos repetitivos.

Infarto: Hormigueo o entumecimiento en el brazo izquierdo, acompañado de otros síntomas como dolor de pecho, dificultad para respirar, malestar o sudor frío, caracterizan un infarto. Si se presentan tales síntomas, es necesario llamar atención médica urgente.

hiperventilación – este cambio se produce al respirar demasiado oxígeno, reduciendo demasiado el nivel de dióxido de carbono en nuestro organismo, como consecuencia de una ansiedad extrema o Síndrome de Pánico, estrés, enfado y / o emociones fuertes.

Ansiedad o pánico – El hormigueo en las manos puede ser un síntoma simple pero claro de ansiedad. La persona respira demasiado rápido provocando hiperventilación. Además del hormigueo, otros síntomas que suelen acompañar a la ansiedad y el pánico son: mareos, sensación de asfixia, sudor frío, entre muchos otros. La ansiedad y el pánico generan hiperventilación que, a su vez, desencadena un hormigueo en el cuerpo y, como un círculo vicioso, provoca más ansiedad y pánico.

En este caso, la persona que tiene este problema necesita buscar la ayuda de un terapeuta o psicólogo y recurrir a actividades saludables como la relajación, el yoga, el contacto con la naturaleza y otras, con el fin de restablecer su equilibrio emocional.

Observar y tratar adecuadamente el hormigueo.

Como hemos visto, el hormigueo puede estar asociado a varios problemas de salud ya que puede ser simplemente un signo de estrés, ansiedad e incluso deficiencia de vitaminas o mala postura.

Si el hormigueo es persistente, tarda mucho en desaparecer y se acompaña de otros síntomas, puede ser un indicador de alguna enfermedad, por lo que es necesario buscar tratamiento médico.

Este contenido tiene como objetivo brindar algunas indicaciones e información para comprender mejor este problema y sus posibles causas, para ayudar al lector a comprender cuándo es necesario acudir al médico.

Para el diagnóstico de parestesia crónica (hormigueo persistente), el médico analizará el historial médico del paciente, solicitará exámenes físicos y de laboratorio para un diagnóstico más preciso y un tratamiento correcto.

El descubrimiento de la causa de la parestesia es crucial para el tratamiento adecuado.

Observar y prestar atención a las señales del organismo contribuye a atender a tiempo un problema de salud, evitando que se convierta en algo grave o evitando que empeore.