Cuidado con el huevo cocido en microondas. Ver el video

Para muchas personas, a diario, el microondas adquiere una importancia en la forma de preparar una comida rápida, debido a su practicidad y al tiempo que tarda en calentar o cocinar los alimentos. Sin embargo, esta tecnología presenta riesgos en la preparación de determinadas comidas. Entre estos, el huevo, que necesita ciertos cuidados para ser preparado en el microondas y nunca debe recalentarse con este aparato.

Dos expertos en acústica, Anthony Nash y Lauren von Blohn, decidieron probar el potencial explosivo del huevo, después de haber testificado como expertos en una demanda en la que, según informes, el acusado sufrió daños auditivos y quemaduras graves después de que un huevo hervido en microondas explotara en su boca.

En su experimento no científico, de 100 huevos usados, solo 30 de ellos “sobrevivieron” al calentamiento por microondas y explotaron cuando fueron perforados. Además, el sonido emitido por la explosión superó al de una pistola (hasta 133 decibeles) a una distancia de 30 centímetros del aparato, pero tal ruido no sería tan dañino para la audición. Según Nash, “sobre una base estadística, la probabilidad de que un huevo explote y dañe la audición de alguien es bastante remota”.

Pero el peligro de explosión existe y no es bajo, ronda el 30% dependiendo de algunas variables consideradas en el estudio. Como explicaron: “Primero, los huevos duros seleccionados se colocaron en un baño de agua y se calentaron durante tres minutos, y luego se midió la temperatura del baño de agua tanto en la parte media como en la final del ciclo de calentamiento. Finalmente, los huevos se sacaron del baño de agua, se colocaron en el piso y se perforaron con un termómetro de carne de acción rápida para desencadenar una explosión.

Descubrieron que, tanto en huevos explotados como sin explotar, la temperatura de la yema era mucho más alta que la del agua de cocción porque la yema sería más susceptible a la radiación de microondas. La hipótesis planteada es que la yema, rica en proteínas, formaría bolsas de agua dentro del huevo, creando una fuerte presión alta y provocando una reacción de explosión al perforarse.

El mayor peligro de una explosión es al intentar morder el huevo aún caliente, recién sacado del microondas, lo que puede provocar graves quemaduras en el rostro, pero incluso utilizando un tenedor, el peligro es muy grave.

Ver el video:

Preste atención a las indicaciones del dispositivo

Ciertos alimentos presentan un riesgo de preparación en microondas debido a su mayor presión interna. Las patatas y los huevos duros se encuentran entre los ejemplos más comunes, aunque sus mecanismos de explosión son diferentes.

Lea las instrucciones del aparato y NUNCA caliente un huevo en el microondas.