Cortisona: para que sirve y cuales son los efectos secundarios

La medicina avanza, junto con la evolución de las tecnologías, proporcionando una mejor calidad de vida y más eficiencia en el tratamiento de diversas enfermedades. La cortisona es un ejemplo de lo beneficiosos que pueden ser los medicamentos, si se usan correctamente. Sin embargo, al ser un medicamento potente, es necesario tener mucho cuidado en su administración, ya que esta sustancia puede fácilmente convertirse en villana y generar una serie de efectos secundarios.

Es importante conocer bien este tipo de medicamentos, ya que es muy común que los médicos prescriban cortisona a niños alérgicos o que están atravesando un proceso inflamatorio. Por eso es fundamental conocer más sobre el producto.

Conoce a continuación qué es la cortisona, cuándo está indicada y cuáles son sus contraindicaciones.

¿Qué es la cortisona?

La cortisona es una hormona producida naturalmente por el organismo por las glándulas suprarrenales en respuesta a una situación de peligro o estrés.

Sin embargo, a partir de 1940 se empezó a crear de forma artificial.

Se conoce comúnmente como corticosteroide y se puede administrar en forma de tabletas, inyecciones, ungüentos y cremas.

La administración oral suele causar más efectos secundarios que sus otras formas de administración.

¿Para que sirve?

La cortisona actúa como un potente antiinflamatorio e inmunosupresor y se prescribe constantemente en:

  • fotos alérgicas,
  • de enfermedades respiratorias,
  • de enfermedades de la piel,
  • problemas oculares,
  • en enfermedades autoinmunes,
  • en el tratamiento del asma,
  • reumatismo,
  • en el tratamiento de los efectos secundarios de los casos de cáncer,
  • entre tantas otras funciones.

Su amplio uso lo hace popular y ampliamente recetado por expertos. Sin embargo, es importante tener cuidado, ya que el exceso o mal uso de cortisona puede ser perjudicial para la salud, llegando incluso a provocar dependencia a este tipo de medicamentos.

Efectos colaterales

El uso excesivo de cortisona, o durante períodos prolongados, puede desencadenar una serie de efectos secundarios, como:

  • Aumento de peso;
  • Retención de líquidos;

  • Enfermedades de la piel como el acné;
  • Diabetes, ya que la cortisona aumenta los niveles de glucosa en sangre;
  • Aumento de la presión arterial;
  • Grasa localizada, principalmente en espalda, vientre y cara;
  • Cambios en el ciclo menstrual, en el caso de las mujeres;
  • Osteoporosis;
  • Enfermedades de la vista como cataratas;
  • Úlceras;
  • Sudoración excesiva;
  • Náusea;
  • Mayor riesgo de desarrollar infecciones;
  • Adelgazamiento de la piel;
  • Aparición de enrojecimiento y picor, cuando hay exposición prolongada al sol;
  • Crisis suprarrenal;
  • Problemas de hígado;
  • Trastornos psicológicos como ansiedad y depresión;
  • Marcas azules y negras en la piel;
  • Herpes;

  • Debilidad muscular;
  • Cicatrización de heridas más lenta;
  • Problemas de crecimiento en los niños;
  • Dependencia física y psicológica del remedio.

Contra indicaciones

Como hemos visto, los efectos secundarios de este fármaco son muchos y por ello, su uso debe realizarse de forma muy responsable, solo bajo prescripción médica y en los casos en que su uso sea indispensable.

La administración de cortisona en niños debe realizarse con gran precaución, así como en pacientes embarazadas y mujeres en período de lactancia.

Aunque todavía no existen pruebas concluyentes sobre los riesgos para las mujeres embarazadas y lactantes, algunas investigaciones indican que pueden producirse daños en el bebé y la cortisona puede pasar a la leche.

Las personas con diabetes, infecciones fúngicas y no tratadas, problemas de coagulación de la sangre, hipertensión y otras enfermedades cardíacas, infecciones como tuberculosis, problemas hepáticos, enfermedades renales, trastornos intestinales y de la vista, problemas óseos y trastornos psicológicos siempre deben informar al médico. antes de la prescripción.

Algunas personas son alérgicas a la cortisona.

Por tanto, estos son los casos en los que el fármaco está contraindicado.

Cuidado especial durante el uso

Durante el uso de este tipo de medicamentos, es fundamental complementar la dieta con alimentos ricos en calcio, potasio, vitaminas A, C y D y proteínas, además de monitorizar los niveles de glucosa en sangre, tensión arterial, peso y función renal, especialmente en el caso de los niños, que pueden sufrir problemas de crecimiento por el uso prolongado de cortisona.

cortisona natural

Como vimos, a cortisona é um hormônio naturalmente produzido pelo nosso corpo mas, a cortisona artificialmente criada para servir de medicamento, embora tenha uma grande lista de efeitos colaterais e de contraindicações, não deve ser odiada pois, em alguns casos ela é indispensável e pode salvar vidas.

Sin embargo, hay algunas plantas y alimentos que pueden actuar como alternativas naturales a la cortisona (siempre consulte primero a su médico). Son ellos: Ribes nigrum, cúrcuma, Cardiospermum halicacabum, reishi y jengibre. Para obtener más información sobre este tema, lea 5 alternativas naturales a la cortisona aquí.