Cómo dejar de comer dulces (azúcar): la guía del New York Times

¿Qué médico o nutricionista no recomienda detener o limitar el consumo de azúcar en nuestra dieta? Hay algunas sugerencias simples que pueden ayudarnos a reducir drásticamente nuestro consumo de este dulce poco saludable, comenzando con el desayuno hasta el final del día.

El azúcar es un alimento del que no debemos abusar por las desventajas que puede traer su consumo excesivo. Existen hechos científicamente probados que el azúcar es malo para la salud: daña la memoria, es adictivo, es malo para el corazón, engorda, aumenta el colesterol malo, causa diabetes, entre otros daños.

Pero, ¿cómo deshacerse del azúcar en una sociedad donde este ingrediente es prácticamente omnipresente?

Una guía para New York Times proporciona una serie de consejos útiles para elegir mejor los ingredientes que usamos, reduciendo el consumo de azúcar y manteniendo nuestra vida “dulce”.

¿Dónde se esconde el azúcar?

Un primer problema fundamental es que muchas veces subestimamos la presencia de azúcar en nuestra vida diaria y terminamos comiendo más de lo que deberíamos, porque no nos damos cuenta de que consumimos una serie de alimentos donde el azúcar está “escondida”.

¿Quieres algunos ejemplos? El azúcar se encuentra comúnmente en panes envasados ​​(pan de molde), caldos listos para comer (knorr), condimentos, encurtidos, cereales para el desayuno (incluidos los cereales integrales), diversas bebidas, etc.

El secreto, como siempre, es evitar al máximo la compra de alimentos procesados, prefiriendo los alimentos frescos y, en cualquier caso, siempre que compres algo, lee siempre las etiquetas de los envases para conocer todos los ingredientes presentes en el producto.

Cómo limitar el consumo de azúcar en el desayuno

Por supuesto, no se trata de limitar o eliminar los azúcares contenidos naturalmente en frutas, verduras y otros alimentos frescos. De hecho, estos también son ricos en vitaminas, minerales y fibra, que son especialmente beneficiosos para nuestro organismo. Lo que debería limitarse es el uso de azúcar refinada, jarabe de maíz, miel y, lo peor de todo, edulcorantes artificiales (edulcorantes).

El problema es que cambiar drásticamente nuestra dieta y estilo de vida a menudo es difícil, y cuando no podemos cambiar, nos desanimamos de seguir la intención. Por eso, es mejor establecer y respetar algunas reglas y hábitos sencillos para que el cambio se convierta en parte de nuestra rutina.

Por ejemplo, pruebe algunas de las siguientes ideas para limitar la ingesta de azúcar en el desayuno. Los alimentos más populares a esta hora del día suelen estar llenos de azúcares, por ejemplo, panes en rodajas, galletas, cereales, muesli, etc.

Afortunadamente, existen alternativas que se pueden probar como:

Fotografía

  • avena: para enriquecer con frutas frescas y yogur blanco (también verduras, obviamente sin azúcar)
  • Un pan: casero o de panadería, ¡pero fresco!
  • muesli casero
  • Huevos revueltos,
  • frío (para los que comen carne y queso),
  • Hummus tahini (paté de garbanzos) u otros patés de verduras, legumbres o frutas

  • También preste atención a los jugos de frutas industrializados, a menudo con alto contenido de azúcar! Una centrifugadora o jugo de fruta fresca es mucho mejor y más saludable.

en bebidas

Las bebidas son una de las mayores fuentes de azúcar “extra” en nuestra dieta. Tanto bebidas carbonatadas (incluso bebidas aparentemente dietéticas) como bebidas energéticas y tés helados (que tienen poco té, muchos aromas y mucha azúcar). Por tanto, estas bebidas deben eliminarse.

The New York Times luego sugiere poner una gota de jugo de fruta en el agua con gas. Eso es porque en los Estados Unidos existe una gran cultura de beber refrescos de varios tipos y esta solución podría ser una forma original de reemplazarlos. Otras opciones para los adictos a los refrescos es hacer agua aromatizada en casa (incluso puedes ponerlas en botellas y llevarlas contigo cuando salgas, para beber durante el día).

Fotografía

aperitivos

Se debe prestar mucha atención a los bocadillos y bocadillos que a menudo corren el riesgo de convertirse en un verdadero postre cargado de azúcar. Las barras de cereales, por ejemplo, y otras alternativas similares, suelen ser muy dulces (a menos que se preparen en casa). Por lo tanto, es mejor equiparse con bocadillos más saludables para limitar su consumo de azúcar.

¿Algunas ideas?

  • Fruta fresca
  • Verduras crudas (zanahorias, pepinos)
  • Frutas secas (verifique si no hay azúcar en la etiqueta)
  • palomitas de maíz caseras (no en una bolsa o microondas)
Lea también: LOS MEJORES BOCADILLOS PARA COMIDORES COMPULSIVOS

revisa la despensa

Como ya hemos dicho, es fundamental leer siempre las etiquetas (no solo la lista de ingredientes, sino también la tabla nutricional) para saber qué compramos y prestar especial atención a los azúcares presentes en los productos.

Al comparar las soluciones propuestas por varias marcas, en poco tiempo podemos conocer (y también recordar) qué alimentos contienen azúcar y cuáles no.

The New York Times también aconseja la creación de una tabla o lista en la que el consumidor escriba cada tipo de alimento y las mejores marcas desde un punto de vista nutricional y con menos azúcar, llevándolo consigo siempre que vaya de compras.

Si no tenemos la posibilidad de elegir alimentos frescos, completamente sin azúcares añadidos, al menos podemos elegir aquellos que contengan menos.

salsas

Fotografía

Un guía estadounidense no podía dejar de considerar el problema de las salsas, que son muy utilizadas y apreciadas en los Estados Unidos. El ketchup es, por ejemplo, uno de esos alimentos que son realmente altos en azúcar, por lo que hay que buscar variantes donde no se agrega este ingrediente (no siempre es fácil).

Por ello, se sugiere hacer estas salsas en casa, de forma rápida y económica, utilizando ingredientes saludables como aceite, vinagre, limón, hierbas aromáticas, ajo y otros.

date un capricho con un postre

Incluso si desea reducir drásticamente su consumo de azúcar, el New York Times sugiere no renunciar a una buena golosina de vez en cuando, ¡una de las pequeñas alegrías de la vida!

Sin embargo, se recomienda:

  • presta atención a las porciones (no exageres con la concesión)
  • No hagas un hábito de esta golosina (peor que nunca por la noche, es mejor buscar otras golosinas como un té de hierbas)
  • Reemplaza el postre con fruta si al final de la comida no puede dejar de lado el gusto por lo dulce. (¡Sería mejor comer fruta fuera de las comidas, pero la fruta después del almuerzo siempre es mejor que un pedazo de pastel!).

Lea también: POSTRE LIGERO? FRUTAS AL HORNO: ¡SALUDABLES, NUTRITIVAS Y PUEDEN INCLUSO PÉRDIDA DE PESO!

¿Qué opinas de estas estrategias? ¿Crees que puedes reducir tu consumo o incluso dejar de comer azúcar?

También te puede interesar leer:

Azúcar bajo en grasa: qué es, beneficios y contraindicaciones.