Burnout: signos, síntomas y tratamientos

Dolores corporales, fatiga mental, nerviosismo, desánimo, falta de apetito, noches de insomnio, pueden ser, entre otros, síntomas de fatiga. Si se muestran uno o más de estos síntomas, esto puede ser una alerta roja para prestar atención a lo que estamos haciendo con nuestro cuerpo y cómo estamos usando nuestra mente.

El cuerpo y la mente pueden estar pidiéndonos que ralenticemos las actividades, compromisos y tareas del día a día y tengamos una vida más sana, equilibrada y tranquila.

Este contenido aporta información importante sobre el burnout, ayudándonos a poder identificarlo en nosotros y evitar que se convierta en una enfermedad.

¿Qué veremos en este artículo para comprender mejor cómo se manifiesta el agotamiento?

  1. que es el agotamiento
  2. Diferencias entre estrés y agotamiento
  3. Causas generales del agotamiento
  4. Síntomas generales de agotamiento
  5. Agotamiento mental (central)
  6. Agotamiento físico (periférico)
  7. Estilo de vida y elecciones importantes: factores de prevención del agotamiento

1. ¿Qué es el agotamiento?

El Burnout es una fatiga marcada y continua, que puede afectar la mente y / o la condición física. La persona que sufre de burnout vive cansada e indispuesta. Su productividad y disposición se reducen enormemente, limitando la ejecución de sus tareas, en el día a día, comprometiendo incluso su relación con las personas.

2. Diferencias entre estrés y agotamiento

El estrés es la respuesta de nuestro cuerpo a lo que lo ataca o desencadena un desequilibrio en su bienestar e integridad. La parte psicológica, la mente y / o la física se ven afectadas por el estrés.

Las situaciones estresantes hacen que el organismo produzca en exceso adrenalina, lo que lleva al organismo a una excesiva reactividad, como forma de defensa, generando diversas alteraciones y desequilibrios.

El Burnout, en cambio, es un cansancio excesivo y crónico, tanto físico como psicológico, que limita la salud y el rendimiento de la persona en las actividades diarias. El agotamiento tiene los efectos de la falta de voluntad incluso para divertirse o interactuar con la gente en actividades sociales.

Una persona afectada por la fatiga, solo quiere detenerse y descansar, y se cansa con mucha facilidad.

fatiga mental

3. Causas generales del agotamiento

Hay varios factores que pueden desencadenar el agotamiento en una persona. Estos factores pueden ser externos (entorno, relaciones o trabajo) y / o internos (emocionales, mentales, psíquicos u orgánicos).

Veamos algunos de ellos

Factores externos:

  • Presión en el entorno laboral;
  • Dieta deficiente y / o falta de nutrientes en el cuerpo;
  • Noches de insomnio;
  • Problemas de pareja;
  • La pérdida de un ser querido;
  • Estudio y trabajo excesivo;
  • Dificultad financiera.

Factores internos:

  • Estrés;
  • Choque y trauma emocional;
  • Desequilibrios orgánicos y / u hormonales;
  • Falta de descanso y ocio;
  • Frustraciones;
  • Ira y dolor acumulados;
  • Mente y cuerpo acelerados, debido al ajetreo y el bullicio de la vida cotidiana.

4. Síntomas generales de agotamiento

El Burnout puede afectar a niños, jóvenes, adultos y personas mayores, perjudicando la calidad de vida, en varios ámbitos de la existencia, como:

  • en la vida familiar;
  • en las relaciones con los amigos;
  • en las relaciones afectivas;
  • en los estudios;
  • en el trabajo;
  • descansando;
  • en las tareas del hogar y del día a día;
  • en actividades físicas;
  • en la salud del cuerpo y la mente.

La tensión y la fatiga excesivas abruman el cuerpo y la mente, provocando diversos desequilibrios.

Quienes tienen burnout y no lo tratan, comienzan a presentar, además de los peculiares síntomas de este problema, otros relacionados con diversas enfermedades que afectan al cuerpo y / o mente.

Los síntomas generales del agotamiento se manifiestan de dos formas:

1. Enfermedades orgánicas y físicas

  • problemas cardíacos;
  • cambio en la presión arterial;
  • dolores musculares;
  • obesidad o pérdida de peso excesiva;
  • diabetes;
  • anemia;
  • problemas digestivos;
  • caída de cabello;
  • diversas enfermedades de la piel;
  • baja inmunidad;
  • infecciones e inflamaciones;
  • desequilibrios hormonales, entre muchos otros.

2. Enfermedades emocionales y mentales:

  • fobias
  • ansiedad;
  • tensión psicológica;
  • depresión;
  • agotamiento nervioso y emocional;
  • síndromes psicológicos;
  • estrés;
  • trastornos mentales (pérdida de memoria), entre otros.

Vea este video del programa Vida e Saúde en la televisión, en el que el Dr. Ciro Masci, médico ortomolecular, analiza otros aspectos relacionados con el burnout.

5. Agotamiento mental (central)

El agotamiento puede afectar nuestra mente y se caracteriza por un desequilibrio del sistema nervioso central.

Se desencadena por el exceso y acumulación de responsabilidades, actividades e inquietudes, produciendo cambios en el funcionamiento del cerebro y, en consecuencia, afectando la mente de quienes tienen este problema.

Causas específicas de fatiga mental:

El tipo de rutina que tiene una persona y cómo reacciona a los problemas cotidianos pueden desencadenar fatiga mental.

Los principales factores que desencadenan la fatiga mental son:

  • estudio y trabajo excesivo que desgasta la mente;
  • problemas en las relaciones laborales, familiares o personales;
  • falta de ocio y descanso.

El agotamiento mental, si no se trata, puede causar daños mentales y psicológicos, como:

  • falla de memoria;
  • insomnio o sueño excesivo;
  • irritabilidad;
  • desánimo;
  • profunda tristeza;
  • angustia;
  • cambios de humor;
  • estallidos emocionales y psicológicos;
  • pánico;
  • olvido;
  • apatía;
  • en etapas avanzadas, pérdida de la motivación para vivir.

El agotamiento mental puede desencadenar síntomas orgánicos y físicos, como:

  • palpitación del corazon;
  • acidez de estómago frecuente y mala digestión;
  • disminución de la libido sexual;
  • falta o exceso de apetito;
  • dolor muscular y corporal;
  • baja resistencia inmune.

Estos síntomas pueden desencadenar un agotamiento físico o viceversa.

Tratamientos naturales para la fatiga mental

El primer paso que debe dar la persona que tiene fatiga mental para deshacerse de este problema es revisar sus reacciones, conducta y hábitos de vida.

Otro paso es priorizar el mantenimiento de tu salud, las prácticas de buena nutrición, hidratación, descanso y ocio.

Las personas con fatiga mental necesitan aprender a relajarse y a aquietar sus mentes, tener momentos para ellos mismos, a fin de restablecer el equilibrio.

Algunas acciones que ayudan a tratar y curar la fatiga mental.

  • ocio;
  • hablar con amigos o con un terapeuta;
  • cultivar el buen humor y la alegría;
  • aprender a relajarse;
  • hacer las tareas con calma y concentración;
  • resuelva un problema a la vez y evite postergarlos;
  • organizar las prioridades de la vida;
  • no alimente las preocupaciones y la ansiedad.

Remedios naturales para ayudar a curar el agotamiento mental

  • Aceite esencial de romero (aromaterapia): estimula la memoria y fortalece la actividad cerebral.
  • Bacopa: mejora la memoria, la concentración y combate el estrés.
  • Aswaganda: revitaliza el sistema nervioso y ayuda a tratar el estrés y la fatiga.
  • Catuaba: mejora la concentración y la memoria.

  • Jatobá: actúa como neurotónico, tratando la depresión, el cansancio, la fatiga y el estrés.

  • Guaraná – combate el estrés, la dificultad para pensar y concentrarse, trata el cansancio, la fatiga, la somnolencia excesiva y la fatiga.

  • Té verde: mejora la atención y la memoria y tiene acción antioxidante.

6. Agotamiento físico (periférico)

fatiga fisica

El agotamiento físico se desencadena por la actividad física excesiva y el trabajo físico, provocando desgaste orgánico y corporal e incluso enfermedades.

Como ya se dijo, la fatiga mental puede provocar fatiga física y también ocurre lo contrario.

Causas específicas del agotamiento físico:

  • ejercicios y / o entrenamiento, demasiado;
  • mala alimentación y / o hidratación;
  • excesiva rutina de citas y trabajo.

síntomas de fatiga física

  • dolores en el cuerpo;
  • tensión y rigidez muscular;
  • fatiga física;
  • falta de vitalidad e indisposición;
  • enfermedades físicas y / o psicosomáticas;
  • falta o exceso de sueño, entre otros.

Tratamientos naturales para la fatiga física:

Los cuidados que promueven y ayudan a curar la fatiga física involucran actitudes relacionadas con el bienestar y la salud de nuestro cuerpo, tales como:

  • actividad física moderada como el yoga.
  • respetar el ritmo y los límites del cuerpo;
  • tener una dieta sana y equilibrada;
  • beber al menos 2 litros de agua al día;
  • tener momentos de tranquilidad y descanso, una gran actividad para esto es la meditación;
  • preste atención a lo que dice el cuerpo, observando sus síntomas y reacciones, para que sepa cuándo es el momento de descansar.

Remedios naturales que ayudan en el tratamiento y cura de la fatiga física:

  • Ginseng coreano: revitaliza el cuerpo, contribuye a la oxigenación celular, reduce la concentración de ácido láctico en los músculos y aumenta la resistencia física.
  • Fáfia – Ayuda en la revitalización del cuerpo y también de la mente, aumenta la resistencia muscular.
  • Rhodiola rosea – Mejora la resistencia y la productividad física.

Mira este video de Tu canal de la ciudad con un artículo sobre el burnout que, en la actualidad, afecta a muchas personas.

7. Estilo de vida y elecciones, factores importantes para prevenir el agotamiento

Si no queremos estar agotados, necesitamos vivir un estilo de vida basado en reducir el estrés y el exceso de trabajo.

En los casos en que el burnout ya sea crónico y esté instalado, puede ser necesario el seguimiento médico y / o psicólogo como alternativa al tratamiento y cura de este problema que aflige al cuerpo y la mente.

Mantener un estilo de vida saludable, libre de fatiga y estrés, implica respetar nuestros límites y no abusar de nuestro cuerpo y mente, intercalando momentos de trabajo, con descansos para el descanso, evitando el agotamiento y el agotamiento de nuestras energías.

Ahora que sabemos más sobre el agotamiento y sus síntomas, podemos evaluar mejor si estamos abusando de nuestro cuerpo y desgastando demasiado nuestra mente.

De esa forma podemos evitar adquirir un agotamiento, por desconocimiento o descuido.

Cuidando nuestro cuerpo y mente, mejoramos nuestra calidad de vida.