Atelectasia: ¿qué es? Síntomas y Curas

Atelectasia

Dificultad para respirar? Respiración acelerada? ¿Dolor de pecho? Tos frecuente? ¡Cuidado! Estos síntomas pueden indicar mucho más que solo gripe, tos, resfriado o similares. Estos son algunos síntomas de una afección llamada atelectasia pulmonar, ¿has oído?

¡Cálmate! ¡No te quedes sin aliento! En este artículo aprenderemos de qué se trata esta afección, cuáles son los síntomas, las causas, los tratamientos, la cura y cómo prevenirlos. ¡Respire profundo!


1) ¿Qué es la atelectasia?

La palabra atelectasia proviene de las palabras griegas "ateles" que significan "incompleto" y "epéktasi" que significa "extensión" o "expansión", es decir, "expansión incompleta".

La atelectasia pulmonar es una condición en la cual los alvéolos no pueden expandirse completamente debido a alguna obstrucción en los pulmones. En esta condición, los alvéolos pulmonares, responsables de intercambiar dióxido de carbono con oxígeno, colapsan y disminuyen la capacidad de suministrar oxígeno al cuerpo a través del sistema circulatorio.

Normalmente, los alvéolos pulmonares se inflan para que el intercambio de gases ocurra correctamente, pero cuando hay acumulación de moco debido a alguna enfermedad respiratoria o cirugía, esta función puede verse comprometida, causando atelectasia.

2 Los tipos de atelectasia son

  • Obstructivo – el tipo más común ocurre cuando se obstruye la comunicación entre los alvéolos y la tráquea;
  • No obstructivo – cuando hay una pérdida de contacto entre las membranas pulmonares, compresión, pérdida de líquido que causa intercambio de gases, cicatrización o infiltración;
  • Subsegmento – debido a una obstrucción menor de los bronquios en estados de hipoventilación, embolia o infección pulmonar;
  • Postoperatorio – debido a cirugía de tórax y administración anestésica, como veremos en las siguientes causas.

3 Causas

Los principales factores que causan atelectasia son aquellos que impiden la respiración profunda, es decir, cuando no es posible llenar completamente los pulmones con aire. Entre ellos tenemos:

  • Infecciones respiratorias – por hongos y bacterias (neumonía, bronquitis, enfisema, tuberculosis) que dejan cicatrices y dificultan la respiración;
  • La anestesia general – debido a la inconsciencia y la relajación muscular causada por medicamentos que alteran el patrón de respiración del cuerpo, acumulando secreciones en las vías respiratorias;
  • Exceso de moco – secreciones acumuladas por enfermedades respiratorias y cirugías que impiden la limpieza de fluidos e incluso pueden causar fibrosis quística y ataque de asma;
  • Obstrucción – bloqueo por ingestión de cualquier objeto (juguetes, comida entera, etc.) tragado accidentalmente que obstruya el paso del aire;
  • Insuficiencia respiratoria. – por bloqueo, trauma o sobreesfuerzo;
  • Derrame pleural – acumulación excesiva de líquido que rodea las membranas pulmonares causando presión;
  • Descanso prolongado – permanecer en la misma posición durante mucho tiempo;
  • Tumores de vía aérea – bloquear el flujo de aire;
  • Coágulo de sangre – el sangrado excesivo en los pulmones causa coágulos que bloquean el intercambio de aire;
  • Neumotórax – perforación del pulmón que causa fugas de aire;
  • Trauma físico – lesiones en el pecho que comprometen la función de la respiración;
  • Cirugía abdominal – El dolor postoperatorio inhibe la tos, haciendo que se acumulen secreciones y tampoco permite que se complete la respiración.

Además de las causas mencionadas anteriormente, también es importante mencionar que existen otros factores de riesgo, como:

  • Nacimiento prematuro;
  • Niños menores de 3 años y adultos mayores de 60 años;
  • Enfermedades neuromusculares y pulmonares que deterioran la respiración profunda;
  • Párate frente al ventilador.

4 ¿Cuales son los síntomas?

Algunos signos clínicos indican la incidencia de atelectasia, entre ellos podemos mencionar:

  • Desplazamiento de la tráquea o mediastino;
  • Elevación del diafragma (músculo responsable de la respiración);
  • Costillas de sujeción.

Los síntomas son variados, ya que cuando se produce atelectasia leve, solo algunos alvéolos pueden colapsar y no causar síntomas aparentes. Cuando se ven afectadas áreas más grandes de los pulmones, los síntomas aparecen rápidamente y se definen por:

  • Dificultad para respirar
  • Latidos cardíacos rápidos y respiración
  • Dolor de pecho
  • Tos
  • Labios y piel azulados
  • Fiebre

5 ¿Hay una cura?

atelectasia 2

Afortunadamente, hay una solución para los casos de atelectasia, ya que tiene una cura, solo depende de la gravedad y los factores que causan el problema. Por lo tanto, el tratamiento es esencial, especialmente en los casos más críticos, y consiste en volver a expandir los pulmones que, si están obstruidos, deben retirarse para permitir la expansión.

6 Diagnóstico

El diagnóstico se realiza mediante radiografías de tórax para identificar obstrucciones de las vías respiratorias y factores que presionan los pulmones. Además de la radiografía, la atelectasia puede detectarse mediante otras pruebas, como:

  • Tomografía computarizada – imágenes más detalladas que una radiografía normal;
  • Broncoscopia – hecho por una cámara iluminada en un tubo delgado guiado por los bronquios;
  • Ultrasonido – que también ofrece imágenes detalladas;
  • Oximetria – mide la cantidad de oxígeno transportado en el torrente sanguíneo.

7 ¿Cuáles son los tratamientos?

Después del diagnóstico, si se encuentra atelectasia leve, no hay necesidad de intervención médica, ya que puede disminuir por sí sola. Las atelectasias severas ya requieren tratamientos más específicos para ayudar a la expansión de los pulmones.

Los procedimientos para el tratamiento son básicamente fisioterapia pulmonar, que consisten en:

  • Dispositivos de espirometría de incentivo – para ayudar con ejercicios de respiración profunda;
  • Drenaje postural – Incline a la persona con la cabeza más baja que el pecho para drenar la mucosidad más rápido;
  • Percusión o bofetadas en el pecho – para ayudar a aflojar los tapones de moco atrapados en las vías respiratorias. Si el pulmón está comprimido en un lado, acuéstese en el lado opuesto para ayudar a expandir el lado colapsado;
  • Medicamentos por inhalación – para despejar las vías respiratorias;
  • Presión espiratoria positiva (PEP): dispositivo para aumentar y eliminar la presión de las vías respiratorias;
  • Remoción o tratamiento de tumores – reducir o eliminar tumores con tratamientos adecuados para despejar las vías respiratorias;
  • Tos – Ayuda a eliminar las secreciones, pero en algunos casos es necesario utilizar dispositivos de presión positiva, ya que los pacientes postquirúrgicos no tienen la fuerza para toser lo suficiente como para expulsar los líquidos.

Finalmente, el mejor tratamiento será indicado por el médico tratante después del diagnóstico preciso, según cada caso.

8 ¿Cómo prevenir?

¡Es mejor tratar cualquier enfermedad para prevenirla! Por lo tanto, las recomendaciones para no sufrir síntomas condicionales de atelectasia son las siguientes:

  1. Respira profundamente! Así es, al llenar completamente sus pulmones con aire, usted ayuda con la necesaria expansión y limpieza de los fluidos de las vías respiratorias.
  2. Tos! La tos promueve el aclaramiento de la mucosidad acumulada principalmente después de una cirugía y anestesia de pulmón y pecho.
  3. ¡Cuidado con lo que los niños se llevan a la boca! Esto ya es calvo de saber, pero siempre es bueno advertir, ¡ya que esto le puede pasar a cualquiera! Evite dejar juguetes u objetos pequeños cerca de los niños que no saben que no deben llevarse a la boca. ¡Respeta la indicación de edad de cada juguete!
  4. Finalmente, tenga cuidado con las infecciones y enfermedades respiratorias. aparentemente simple porque si no se maneja correctamente pueden progresar a problemas más serios causando molestias mayores e innecesarias. Por lo tanto, si surge alguno de los signos o síntomas mencionados en este artículo, busque atención médica y comience el tratamiento lo antes posible.

¡Esperamos haberte ayudado y nos vemos la próxima vez!

Entradas relacionadas: