Accidente cerebrovascular: 20 síntomas que no debe ignorar

cuales son los síntomas más comunes de un ataque cardíaco? Un infarto no siempre se produce de forma repentina, por lo que es muy importante saber qué síntomas pueden preceder al problema para que podamos reconocerlo lo antes posible, lo cual es fundamental para salvar vidas.

Así que aquí hay algunas señales importantes que no deben ignorarse ni subestimarse.

antojo

Un infarto puede provocar un intenso estado de ansiedad, ligado al miedo a morir. Quienes sobreviven a un infarto suelen decir que tenían un sentimiento similar, el miedo a una tragedia anunciada. El estado de mayor ansiedad puede ir acompañado de taquicardia. Pero también tenga cuidado de no encontrar pelaje en el huevo y confundir un ataque inminente con el, desafortunadamente, síndrome de pánico muy generalizado.

Dolor en el pecho

El dolor de pecho es uno de los síntomas más comunes de un ataque cardíaco, especialmente en los hombres, y uno de los signos que los médicos están estudiando con mayor frecuencia, según Referencia médica de WebMD.

Sin embargo, no todos los ataques cardíacos están precedidos por dolor en el pecho y estos mismos síntomas también pueden indicar otras enfermedades.

En el caso de un ataque cardíaco, el dolor de pecho puede ocurrir hacia el centro o ligeramente hacia la izquierda, hacia el corazón. Puede sentir una sensación de pesadez en el pecho o una fuerte sensación de presión. A veces se comete el error de pensar que el síntoma doloroso de un infarto puede ser un dolor por indigestión o problemas de estómago. En caso de duda, es mejor buscar atención médica de inmediato.

Tos

La presencia de una tos persistente puede ser síntoma de un ataque cardíaco inminente, debido a la acumulación de líquido en los pulmones. A veces puede ocurrir que se expulse sangre al toser. No confunda los síntomas de un ataque cardíaco con los de bronquitis o neumonía.

mareos y vértigo

Los mareos y el vértigo pueden preceder a un ataque cardíaco y representan síntomas de pérdida inminente del conocimiento o desmayos. También pueden estar relacionados con arritmias y cambios repentinos en el ritmo cardíaco.

Fatiga

Una fuerte sensación de cansancio y fatiga puede preceder a la aparición de un infarto. Es un síntoma que no debe subestimarse y puede ocurrir, según los expertos, incluso unos días o semanas antes del episodio en sí. La fatiga también puede ser una señal fuerte de otros trastornos. En caso de duda, no dude en consultar a un médico.

Náuseas y falta de apetito.

Otros síntomas comunes que pueden preceder a un ataque cardíaco son náuseas y falta de apetito. Justo antes o durante un ataque cardíaco, pueden producirse vómitos. Una forma de hinchazón asociada con problemas cardíacos puede interferir con el apetito y la digestión.

Dolores de brazos

En muchos casos de infarto, especialmente en hombres, el dolor de pecho se extiende a los brazos, hombros y codos, pero también al cuello, mandíbula y abdomen. A veces, el dolor de pecho no ocurre y puede ser reemplazado por dolor en un brazo, ambos brazos o en la espalda entre los hombros. El dolor puede ser continuo o intermitente.

Latidos cardíacos rápidos o irregulares.

Un latido cardíaco rápido e irregular, especialmente si se acompaña de debilidad, mareos y dificultad para respirar, según los expertos, puede indicar un ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca o arritmia. Las arritmias, si no se tratan, pueden provocar la muerte súbita.

Problemas respiratórios

La dificultad para respirar y la falta de aire pueden indicar un problema pulmonar como asma o síndrome obstructivo crónico. Pero los mismos síntomas también pueden ser una advertencia relacionada con un ataque cardíaco o insuficiencia cardíaca, especialmente si este síntoma se acompaña de dolor en el pecho.

sudores frios

Un sudor frío repentino se considera un síntoma muy común de un ataque cardíaco. Según los expertos, puede suceder que una persona esté cómodamente sentada en un sillón y empiece a sudar como si estuviera en un entrenamiento deportivo.

Hinchazón

El paro cardíaco puede hacer que se acumule líquido en el cuerpo. Este fenómeno puede provocar hinchazón en los pies, tobillos, piernas o abdomen. A veces, puede presentarse como un aumento repentino de peso o una pérdida de apetito desmotivada.

Debilidad

En los días previos a un ataque cardíaco, puede haber un fuerte sentimiento de debilidad que la gente no puede explicar la causa. Según los expertos, en estos casos, incluso sostener una hoja de papel entre los dedos puede resultar algo muy difícil.

Indigestión

En algunos casos, un infarto puede ir precedido de una sensación de no haber digerido bien, debido a fuertes molestias estomacales, acidez y dificultades digestivas. El fenómeno puede ser causado por una mala circulación sanguínea en el abdomen, un síntoma que podría indicar un ataque cardíaco en curso.

Insomnio

Una reducción de los niveles de oxígeno en sangre puede provocar cambios sutiles que provocan inquietud e insomnio. Estos serían fenómenos inexplicables que ocurren en circunstancias normales. Algunos pacientes revelaron que habían experimentado episodios de agitación, ansiedad e insomnio en los meses anteriores al ataque. Esto podría ser una señal de nuestro cuerpo que indica que algo anda mal.

Infarto en mujeres: síntomas que no debemos ignorar

Fotografía

Un ataque cardíaco puede afectar tanto a hombres como a mujeres. En las mujeres, sin embargo, los síntomas pueden manifestarse de manera diferente a los de los hombres. Algunas mujeres pueden encontrarse con síntomas muy vagos o aparentemente insignificantes.

Dolor que se irradia por todo el pecho.

Al contrario de lo que ocurre en los hombres, en las mujeres el dolor torácico puede no centrarse en un punto específico ubicado en el lado izquierdo, sino que puede extenderse a cualquier otro punto del pecho, provocando sensación de rigidez.

Dolor de cuello y mandíbula

En el caso de las mujeres, el clásico dolor en el brazo izquierdo puede no aparecer y ser reemplazado por dolor en el cuello o en la mandíbula. En las mujeres, el dolor puede ser repentino o gradual y puede ocurrir de manera intermitente antes de volverse severo. El Dr. C. Noel Bairey Merz, cardiólogo de Los Ángeles, recomienda consultar a un médico para detectar quejas sospechosas.

Dolor de estómago

Las mujeres pueden experimentar un fuerte dolor de estómago antes de sufrir un infarto y experimentar una sensación muy intensa de presión abdominal. A veces, estos síntomas se pueden relacionar erróneamente con influencias, úlceras o problemas de ácido estomacal.

Mareos, náuseas y dificultad para respirar.

Especialmente en las mujeres, según los expertos, los síntomas que preceden a un infarto pueden ocurrir juntos en cualquier momento y sin motivo aparente.

sudor repentino

El sudor frío repentino se considera un síntoma de ataque cardíaco mucho más común en las mujeres que en los hombres. Las mujeres pueden pensar que la sudoración excesiva está relacionada con un estado de estrés. Los expertos aconsejan someterse a un control, especialmente si el origen del fenómeno no está claro.

Fatiga

Algunas mujeres, antes de un episodio de infarto, pueden sentirse particularmente cansadas y sin energía, incluso después de estar sentadas todo el tiempo y no hacer ningún esfuerzo para justificar la fatiga. Las tareas habituales, por ejemplo, ir de una habitación a otra, pueden resultar muy agotadoras.

Prevención

Ahora que sabemos cuáles son los principales síntomas de un infarto, no olvidemos el principal: la prevención.

Tanto hombres como mujeres deben cuidarse para evitar infartos. LA Asociación Americana del Corazón recomienda que todos consulten a un experto para la evaluación de riesgos.

Además, cambiar los hábitos también ayuda mucho:

  • dejar de fumar reduce el riesgo en un 50%,

  • iniciar actividad física, al menos 30 minutos al día y
  • cambiar su dieta preparando platos más ligeros, más verduras y menos carne también contribuye a la salud general y especialmente del corazón.

También te puede interesar leer:

¿QUÉ PASA EN TU CUERPO CUANDO DEJAS DE FUMAR? DE 20 MINUTOS A 15 AÑOS